Entre Parásitos y la Urbe

Unidades de vivienda asequibles desde los vacíos urbanos.

Este proyecto de investigación investiga el tema de riesgo de la vivienda asequible y cómo el aumento de la población de las ciudades genera una brecha mayor entre la demanda de viviendas asequibles y la financiación de los ayuntamientos. La hipótesis es que las ciudades necesitarán nuevas soluciones flexibles, sostenibles y programáticas para los nuevos modelos de vivienda que desarrollen. Aquí es donde la arquitectura parasitaria podría actuar como una solución viable debido a su naturaleza de ser una opción flexible y sostenible. Además, el proyecto ofrece una herramienta de diseño computacional de la cual los ayuntamientos pueden elegir edificios anfitriones para sus parásitos basándose en una variedad de parámetros que pueden personalizar para su situación particular.

Utilizando Barcelona como ciudad sujeto, y más concretamente el distrito de Sant Marti y 28 manzanas dentro de Sant Marti, se muestran mapas y métricas para desarrollar un “Índice de Asequibilidad” para estudiar qué tan bien se está desempeñando la zona en términos de asequibilidad. El índice muestra que es una buena ubicación para un proyecto de este tipo, ya que el distrito obtiene una puntuación baja en comparación con otros distritos de Barcelona. 

1.gif

Además, se prevé un futuro parasitario de estos 28 bloques aprovechando la herramienta de diseño computacional, demostrando población clave y métricas económicas que mejorarían con un proyecto de este tipo. Por último, la investigación se sumerge en otros escenarios de impacto para desarrollar una especie de red entre los parásitos y los edificios circundantes. Estas redes se enfocan en cómo los ciudadanos pueden integrarse dentro del vecindario, lo que la investigación muestra que es el ingrediente clave para impulsar un cambio real con un modelo de vivienda tan asequible.

Se plantea una vivienda asequible para varios estratos económicos, pero, al encontrarse en el distrito 22@, el usuario principal serán aquellos empleados o estudiantes que no pueden costear un departamento cerca de las instituciones donde trabajan o estudian. Un modelo público – privado que basa su modelo de gestión en responsabilidades y beneficios para los diferentes actores los cuales se definen a continuación:

  • El usuario recibe las condiciones y la satisfacción de servicios básicos para un hogar. Está cerca de sus sitios de interés y trabajo. El pago lo realiza la institución contratante, el usuario o se puede dar una compensación trabajando dentro del edificio.

  • El arrendatario debe adecuar sus espacios comunes para optar por un módulo de arriendo. Recibe el 60% del pago por el alquiler y recibe una reducción de impuestos

  • Las empresas e instituciones privadas son aquellas que solicitan los módulos al municipio. Costean los arriendos de sus usuarios y a su vez optimizan su rendimiento al tener a sus usuarios en un radio de pocos metros.

  • El municipio provee de viviendas temporales en sectores establecidos, genera normativa para el control de la construcción y la habitabilidad. A su vez proporciona una plataforma donde el usuario puede solicitar su vivienda.

 

            Se realizó una serie de fotomontajes donde se muestran todos los conceptos aplicados al territorio, en este caso los 28 bloques del distrito de Sant Martí. Un reflejo de como la intervención funciona y logro los diferentes objetivos, ahora bien, las diferentes imágenes también sirven para detectar errores y futuras necesidades que el proyecto debe evaluar para su aplicación.

La arquitectura parásita puede ser adaptada a diferentes contextos por lo cual, para aplicar el proyecto a un territorio de manera real, medir el impacto y justificar su implementación, se implementó un modelo de diseño computacional que analiza una serie de parámetros del sitio y permite al usuario generar la cantidad de parásitos que requiere visualizándolo su impacto en el tejido urbano. Después del proceso de recolección de datos, utilizamos varias herramientas para lograr la simulación de viviendas parásitas. El primer paso fue visualizar las tipologías de construcción a través de un script en el programa Grasshopper, conectando el conjunto de datos catastrales con los bloques 3D en Rhino. Esto nos ayuda a comprender mejor el paisaje del área del sitio, especialmente si el proyecto agrega más tipología de vivienda en un área industrial. La aglomeración se simuló utilizando el complemento Wasp en Grasshopper para crear una agregación modular de las denominadas viviendas parásitas. Luego creamos un conjunto de reglas para que el módulo se ajustara a ciertos escenarios y genere el impacto deseado.

Las ciudades son organismos que viven y respiran, por lo que no se quiso pensar en el impacto como una simple relación de optimización de causa y efecto. Como conclusión se plantean dos escenarios donde se puede implementar el proyecto: El primero son los programas de prácticas laborales donde los inquilinos de las viviendas parásitas aprovecharían el distrito de innovación 22@ y se conectarían a la vibrante cultura innovadora, pues según los datos abiertos de la ciudad, más del 80% de los empleados vive a mínimo 40 minutos del distrito actualmente. Otro escenario es el uso de parásitos no solo para vivienda sino también como lugares comunes o de trabajo colaborativo. Al pintar estos escenarios, se da a entender que la demanda de viviendas asequibles solo disminuirá a medida que aumente la calidad de su integración dentro del tejido urbano.

 

 En última instancia, las características que harán que un vecindario viva y funcione bien provendrán del diseño arquitectónico y urbano, pero se basarán en un análisis riguroso basado en datos.

Between Parasites and the City_Portada.j

Es un proyecto de IAAC, Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña.

Máster en Ciudad y Tecnología, MACT 2019-2020.

Estudiantes: Byron Cadena, Aryo Dhaneswara, Andrew Saltzman.

Profesores: Areti Markopoulou, ALex Mademochoritis e Iacopo Neri.

Lugar: Barcelona, España